Portada del sitio > Temas internacionales > Revolución cultural > Ideología de “género”: perversa en las metas, monstruosa en los métodos, atroz (...)

UN CASO PARA MEDITAR

Ideología de “género”: perversa en las metas, monstruosa en los métodos, atroz en los frutos

Lunes 4 de abril de 2016

Una experimentación atroz con seres humanos, cruelmente fracasada, puso al descubierto el carácter monstruoso de la “ideología de género” que hoy se pretende introducir en el Perú, pero la gran prensa prefirió silenciar el hecho.

Luis Dufaur

JPEG - 94 KB
El caso “Brian-Brenda-David Reimer” fue objeto de varios libros

Como se sabe, la alucinada teoría de “género” pretende desconocer las diferencias naturales entre los sexos, atribuyéndolas a factores ajenos al sexo biológico tales como la cultura, el medio ambiente, o hasta la evolución de la materia según criterios similares a los del marxismo.

Uno de los pioneros de esta ideología fue el doctor John William Money (1921-2006), psicólogo y “sexólogo” de la John Hopkins University de Baltimore, Estados Unidos
Ya en la década de los ’60, Money pretendía haber demostrado que la sexualidad depende más de la educación que de la morfología humana.

Llegó a ser considerado um gurú de la sexualidad y se hacía llamar “misionero del sexo”. Defendia los matrimonios “abiertos” a terceros con el consentimiento mutuo de los cónyuges; estimulaba el sexo grupal y bisexual, además de parecer tolerar el incesto y la pedofilia.

Para experimentar su teoría Money eligió dos cobayas humanas, los bebés mellizos Bruce y Brian Reimer, ambos de sexo masculino. Y aprovechó un problema de salud de Bruce, derivado de una circuncisión defectuosa, como pretexto para darle —mediante cirurgía plástica y con el consentimiento de los padres— un cuerpo con apariencia femenina. Bruce pasó así a ser la “niña” Brenda.

En 1966, los padres de Brian y Bruce habían visto en la television una entrevista con el Dr. John Money, hablando sobre operaciones de cambio de sexo en transexuales.

Creyendo que tal idea podría ser apropiada para el problema de salud de Bruce, procuraron a Money, que inmediatamente recomendó un cambio quirúrgico de sexo.

JPEG - 39.8 KB
Brian Reimer, el “conejillo de indias” que criaron como mujer hasta los quince años

Bruce fue castrado a los 22 meses, y el psicólogo-ideólogo ordenó que fuese criado como una niña, sin nunca hablarle de lo sucedido.

Los Reimer siguieron al pie de la letra las instrucciones del desalmado psicólogo, pero “Brenda” rasgó su primer vestido poco antes de cumplir los dos años y pasó a ser rechazado en la escuela, donde manifestó lo que fue considerado como extrañas “tendencias lesbianas”, a pesar de las dosis de hormonas que le obligaban a tomar.

Mientras la familia estaba cada vez más afligida con el rumbo del caso, Money proclamaba en artículos científicos que su experiencia era un éxito rotundo.

La revista "Time" aclamó la experiencia: “Este caso constituye un firme apoyo a la mayor de las batallas por la liberación de la mujer”.

Money les hacía a los mellizos sesiones de “psicoterapia”, profundamente traumáticas para ellos. Les mostraba fotografías sexuales explícitas, e incluso les habría hecho desvestirse y representar posiciones de actos sexuales.

En “al menos una ocasión”, el médico tomó una fotografías de los dos pequeños en esas posiciones.

La madre se sintió culpable e intentó el suicidio, el padre desarrolló un alcoholismo grave, y al llegar a la adolescencia Brian comenzó a consumir drogas y cometer actos delictivos.

También Bruce (a) “Brenda”, quedó destruido por las interminables sesiones psiquiátricas y por la medicación con estrógeno. A los 13 años, amenazó a sus padres con cometer suicidio si lo hacían ver al Dr. Money nuevamente.

La familia interrumpió la “terapia” y el Dr. Money no publicó nada más sobre el caso. Pero tampoco informó al público de su fracaso y continuó dando a entender que la experiencia había sido exitosa. Hasta que un investigador rival, el Dr. Milton Diamond, de la Universidad de Hawaii, reconstruyó la verdad y publicó un artículo demoledor en los Archives of Pediatrics and Adolescent Medicine.

Otro psiquiatra sugirió decirle toda la verdad a “Brenda”, que quedó súbitamente aliviado. “Yo no estaba loco”, exultó. El joven intentó recomponer su identidad con cirurgías y tratamientos hormonales y adoptó un nuevo nombre: “David”.

Después se enteró que su caso era mundialmente comentado en artículos y libros de teoría médica y psicológica como un ‘éxito’ de la teoria de Money.

Por su parte Brian, aunque llegó a casarse y tuvo hijos, en 2002 se suicidó con una sobredosis de antidepresivos, víctima de esquizofrenia.

JPEG - 89.1 KB
El Dr John Money se jactaba de su “éxito” y era aplaudido por los grandes medios de comunicación y ciertos científicos, mientras que la familia Reimer estaba sumida en una tragedia

Tampoco David pudo sobreponerse al trauma, y dos años después que su hermano, en mayo de 2004, también cometió suicidio de un tiro en la cabeza. Tenía 38 años. Fue enterrado en el cementerio Saint Vital, en Winnipeg, Canadá.

El aterrador desenlace de la experiencia con los mellizos Reimer no curó la ceguera, hija del fanatismo, de los adeptos de esa ideología.

El Dr. Money continuó hasta el fin de su vida disfrutando su cargo de profesor emérito de la Johns Hopkins University. En la época del suicidio de David Reimer la prensa quiso extrevistarlo, pero él se rehusó a dar declaraciones.

Suas ideas sobre la “ideología de género” continúan siendo divulgadas.

Y son defendidas por sus adeptos criollos a quienes, en su enloquecida obstinación ideológica, poco les importa que niños peruanos se vean expuestos a un fracaso humano como el de los desdichados mellizos Brian y Bruce/”Brenda”/David Reimer.


Fuente: http://ipco.org.br/ipco/familia/ideologia-de-genero-a-experiencia-monstruosamente-fracassada-do-gemeos-reimer


Suscríbase a nuestro
boletín electrónico
Nombre
Correo

Comentar

moderación a priori

Este foro es moderado a priori: tu contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién eres?
Tu mensaje
  • Para crear párrafos, deje simplemente líneas vacías.



Comentar en Facebook