Portada del sitio > Temas internacionales > Nuevas tendencias conservadoras > Joven inglés rompe mitos contra la castidad y recibe sorprendentes (...)

UNA TENDENCIA QUE SE AFIRMA

Joven inglés rompe mitos contra la castidad y recibe sorprendentes apoyos

Luis Dufaur

Lunes 15 de diciembre de 2014

Los estudiantes del Wellington College, en la ciudad inglesa de Berkshire, cayeron de las nubes cuando Phin Lyman, uno de sus compañeros, escribió en la revista del colegio, The Wellingtonian:

“Estoy bien seguro de que la mayoría de los que me conocen saben que soy virgen. La etiqueta que me pusieron no me ha importado mucho. Pero el hecho de que yo haya elegido activamente permanecer virgen sorprende e incluso molesta a algunos”.

Phin tuvo el coraje de no ser un borrego y cuestionó las costumbres livianas y nocivas de sus colegas.

JPEG - 25.7 KB
Phin Lyman

Las palabras del estudiante del Wellington College, que está terminando el ciclo escolar en uno de las centros educativos privados más prestigiosos del país, traspasaron los muros de éste y su eco se propagó a toda Gran Bretaña, habiendo sido reproducidas en el diario “The Guardian”, uno de los mayores del país.

Joanna Moorhead, periodista de ese órgano de prensa, lo entrevistó. De hecho, ella y sus hijas también reconocieron sentirse atraídas por la opción “pro virginidad y castidad”.

“ ’¿Cómo es él, mamá?’, fue la pregunta que me hicieron mis hijas cuando regresé de la entrevista. Respondí que es alto, guapo, inteligente y seguro de sí mismo. Porque, admitámoslo, tenía que serlo, ¿no es cierto?”, explicó Joanna.

En su artículo, Phin explica con admirable claridad que la opción de sus amigos por las relaciones prematrimoniales está pesadamente influenciada por los medios de comunicación.

Él atribuye su coraje a sus “ideas cristianas. Después de todo, ésta es una firme decisión personal; me quiero preservar para una sola persona”.

Su artículo ocupó incluso los titulares de los principales periódicos que propagan lo contrario. “He recibido cartas y mensajes electrónicos de todas partes”, contó el muchacho. “La mayoría son de apoyo”.

“La gente me dice ’gracias por ser honesto’, porque ciertamente no soy el único. Cuando investigué para escribir mi artículo, encontré con un sondeo que mostraba que el 27% de los hombres jóvenes entre 15 y 24 años nunca han tenido ningún contacto sexual, una proporción mayor que en 2002, cuando era el 22%”, agregó.

Según Phin, se hace un vacío en torno de muchos jóvenes como él, porque nadie toma la iniciativa de denunciar el “mito” de que los jóvenes son siempre libertinos.

“Lo único que se dice de la virginidad es que es un ’tabú’ sexual. Pero estoy convencido de que, si pudiésemos hablar de ella, muchas personas dirían que concuerdan conmigo. Los padres deben ser más abiertos al hablar de lo que significa la virginidad para los jóvenes”, agregó.

El caso de Phin desmitifica los falsos modelos impuestos por el marketing, los pasquines impresos y la televisión.

JPEG - 58 KB
El Wellington College, una de las más prestigiosas instituciones educativas de Inglaterra.

Phin dice a sus compañeros y a los jóvenes: “A todos los que no han tenido [relaciones prematrimoniales] y se sienten presionados porque ’todos ya tuvieron’, les respondo que no es cierto. Se los aseguro. La gente a menudo miente sobre lo que hizo el fin de semana con su novia o con su novio. Lo más probable es que no exista la ’increíble’ vida sexual que tus amigos dicen tener”.

El caso de Phin no es solamente un ejemplo aleccionador individual. Vale como una muestra más de la creciente tendencia a favor de los valores familiares que se viene afirmando en la juventud de Occidente, con Estados Unidos y Francia a la cabeza.

Ignorada muchas veces por los medios, esa tendencia se abre camino con fuerza, como reacción a la saturación de hedonismo a que llegó el Occidente, que ya toca en lo abismal y monstruoso, despertando profundos anhelos en la dirección opuesta: hacia una vida de orden, de virtudes morales y de verdaderos ideales, que den sentido a la existencia humana.



Suscríbase a nuestro
boletín electrónico
Nombre
Correo

Comentarios

  • Apreciables Señores: los felicito por publicar artículos como éste. Soy comunicador, y sólo los invito a utilizar el vocabulario correcto, quizás sean errores de traducción.

    Hablando con propiedad, no existe la virginidad masculina. En el caso del hombre, el abstenerse de tener relaciones sexuales se llama " castidad ". Existe incluso la castidad conyugal, cuando el esposo se abstiene de tener relaciones sexuales fuera del matrimonio. Saludos.

    Responder

  • De acuerdo no solo con la definición de virginidad sino sobre su valor completamente equivalente en ambos sexos.
    También aclarar que la castidad en el matrimonio no se limita a la fidelidad, Sino a una vida sexual que implique amor, verdadera donación, entrega y apertura generosa a la vida. Cuando esto falta y hay egoísmo, se pierde la castidad aunque sea dentro del matrimonio.

    Responder

  • ¡¡ Qué bueno !!, recuerda a Víctor Domingo Savio: " ¡¡¡ aunque todos, yo no !!!, si esto está viniendo de nuevas generaciones y de países con tantas personas no creyentes y contrarios a la religión, como educadora me niego a entregar a mis alumnos cualquier propuesta en boga de degradación moral, porque tengo derecho a defender lo que está grabado a fuego en mi conciencia, por lo tanto, esta noticia me anima a seguir propagando la Buena Noticia ideología Católica, 100% Católica.

    Responder

Comentar

moderación a priori

Este foro es moderado a priori: tu contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién eres?
Tu mensaje
  • Para crear párrafos, deje simplemente líneas vacías.



Comentar en Facebook