Portada del sitio > Quiénes somos > Plinio Corrêa de Oliveira > La verdadera gloria sólo nace del dolor

La verdadera gloria sólo nace del dolor

Plinio Corrêa de Oliveira

Lunes 8 de marzo de 2010

A lo lejos, una multitud asiste –con el habitual entusiasmo, como es natural– a un desfile de los granaderos de la Reina en su uniforme de gala.Desde hace mucho, la táctica militar volvió inútiles uniformes como éste: pantalones negros, dolmans rojos con cinturón y ornatos blancos, guantes blancos, gran gorro de piel. Pero se los conserva para efectos morales: mantener la tradición del ejército y hacer sentir al pueblo el esplendor de la vida militar.

La gloria, en efecto, debe expresarse por símbolos. De ellos se sirve Dios para manifestar a los hombres su propia grandeza. Y en esto, como en lo demás, debemos imitar a Dios. Ahora bien, el uniforme de los granaderos, su marcha impecablemente cadenciada y alineada, la ufanía con que el abanderado conduce el pendón nacional y el baliza indica el rumbo de la marcha, el redoblar de los tambores y el toque de los clarines, todo en una palabra, expresa la belleza moral inherente a la vida militar: elevación de sentimientos, abnegación hasta la sangre, fuerza de emprender, arriesgar y vencer, disciplina, gravedad; en suma, heroísmo.Hay gloria, y verdadera gloria, brillando en todo este ambiente.

* * *

Pero, al final, ¿la gloria es esto? ¿Consiste en vestir un uniforme anacrónico, ejecutar maniobras que ya no tienen ninguna correspondencia real con la batalla moderna, tocar tambores y clarines, y pisar firme en el suelo para adquirir para sí y dar a los otros la impresión de que se es héroe? ¿En avanzar "valerosamente" en un campo sin obstáculos ni riesgos, como quien va al encuentro de un enemigo que no está presente, y ganar por premio los aplausos embriagadores de la multitud? ¿Esto es gloria? O es teatro, representación, opereta?

* * *
JPEG - 30.5 KB
Su fisonomía desde hace mucho no es iluminada por una sonrisa, su mirada parece inmovilizada en la vigilancia continua contra los hombres y los elementos... Es la faz dolorosa de la vida militar, de donde surge el mérito y nace la gloria.

En la segunda foto tenemos la otra cara de la gloria militar. Inmerso enteramente en la tragedia de la lucha armada, este joven soldado de la guerra de Corea [1950-1953] parece no tener edad definida. De la juventud, él tiene la robustez. Pero la vitalidad, el brillo, la lozanía se esfumaron. Su piel, curtida por días interminables de sol, noches enteras de viento y tempestad, parece haber tomado una consistencia no muy diferente del cuero. En el traje, ni la más leve preocupación de elegancia: todo está dispuesto para abrigar contra la rudeza del clima y permitir movimentos sueltos y ágiles, en el barro, en el monte,
en las escarpas de los cerros, bajo la acción implacable de los bombardeos.

La lucha, la resistencia y el avance son los objetivos a los cuales todo en este hombre está ordenado. Su fisonomía desde hace mucho no es iluminada por una sonrisa, su mirada parece inmovilizada en la vigilancia contínua contra los hombres y los elementos.

En él no hay preocupación de los grandes lances, ni de los gestos teatrales. Está vuelto hacia las mil trivialidades de la vida cotidiana auténtica de las guerras. Él no quiere representar para sí ou para los otros un gran papel. Quiere la victoria de una gran causa. Es lo que explica su seriedad, su dignidad y su fuerza de resistencia.

Él está todo penetrado, hasta las últimas fibras, por un gran cansancio y un gran dolor. Pero un cansancio menor que la inflexible resistencia de alma y cuerpo que lo supera y vence. Un dolor conscientemente sentido, y aceptado hasta sus últimos límites y consecuencias, por amor a la causa por la que está luchando.

Esta es la faz dolorosa y tal vez trágica de la vida militar. En esto es que está el mérito, de allí es que nace la gloria.

Uniformes vistosos, armas relucientes, marchas cadenciadas, desfiles aparatosos, clarines, tambores, aplausos sin fin de una concurrencia embriagada, todo esto son exterioridades legítimas, y hasta necesarias, en la medida en que expresan un deseo de luchar y de sacrificarse por el bien común. Pero tudo esto no pasaría de opereta, si este coraje no fuese auténtico y probado, como lo es, por lo demás, por los granaderos de la Reina Elizabeth.

* * *

Son consideraciones de orden natural, es cierto. En ellas podemos, no obstante, coger materia para elevarnos a un campo más alto.

La vida de la Iglesia y la vida espiritual de cada fiel son una lucha incesante. Dios da a veces a su Esposa días de una grandeza espléndida, visible, palpable. Él da a las almas momentos de consolación interior o exterior admirables.

Pero la verdadeira gloria de la Iglesia y del fiel resulta del sufrimiento y de la lucha.

Lucha árida, sin belleza sensible, ni poesía definible. Lucha en la que se avanza a veces en la noche del anonimato, en el barro del desinterés o de la incomprensión, bajo las tempestades y el bombardeo desencadenado por las fuerzas conjugadas del demonio, del mundo y de la carne. Más lucha que llena de admiración a los Ángeles del Cielo y atrae las bendiciones de Dios.



Suscríbase a nuestro
boletín electrónico
Nombre
Correo

Comentarios

  • Buenas tardes, el artículo es muy bueno, tienen razón al hacer notar las diferencias entre la verdadera gloria y su sombra. Entre la realidad y el teatro.
    El sueño de todo militar es poder participar y enfrentar de forma directa al adversario. Por ello se prepara (etapa basica) fisica y moralmente con los más rudos entrenamientos que ponen en juego su decision de pertenecer a las Fuerzas Armadas del Perú.
    Luego hace el servicioo militar que dura 2 años, donde tambien sigue aprendiendo, aprediendo con dolor, si bien es cierto no con el glorioso dolor y sufrimiento de una batalla, es el dolor de una constante presión. Presion buena, sí. Jerarquía y obediencia.
    Es cierto también , los desfiles, las marchas, etc. son solo representaciones "vanales".
    Supongo que ya han probado la miel de la obediencia militar, del temor y admiración jerarquica.

    Que alternativa proponen ustedes.
    Acaso el suelo está listo para que pasen los Soldados?

    Responder

    • Me parece que el mensaje que contiene este artìculo es oportuno en el momento actual y no sólo para la vida militar sino que se aplica a la vida institucional muchas veces nos dejamos llevar por la apariencia por lo superfluo y frenamos iniciativas, que aplicadas a nuestra realidad podria dar soluciòn a problemas de muchos peruanos, siendo que nuestro adversario es la ignorancia, la pobreza, y el abismo de nuestras grandes diferencias, somos un paìs bendecido por Dios con grandes potenciales y riquezas para explotar pero lo doloroso es ver que pocos tienen mucho y muchos tienen poco.

Comentar

moderación a priori

Este foro es moderado a priori: tu contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién eres?
Tu mensaje
  • Para crear párrafos, deje simplemente líneas vacías.



Comentar en Facebook