Portada del sitio > Formación católica > Civilización cristiana y cultura católica > “Hoy en la tierra cantan los Ángeles, se regocijan los Arcángeles, hoy exultan (...)

EN LA NAVIDAD DEL CENTENARIO DE FÁTIMA

“Hoy en la tierra cantan los Ángeles, se regocijan los Arcángeles, hoy exultan los justos” (*)

Plinio Corrêa de Oliveira

Viernes 23 de diciembre de 2016

JPEG - 58.5 KB
Natividad – Escuela Cusqueña, anónimo (s. XVII)

El nacimiento del Salvador constituyó en sí mismo un honor de infinito valor para el género humano. El Verbo de Dios podría haber unido a Sí, hipostáticamente, alguno de los Ángeles más santos y resplandecientes de las alturas celestes. Por el contrario, prefirió ser hombre, hacerse carne, pertenecer por su humanidad a la descendencia de Adán: don absolutamente gratuito; ennoblecimiento para nosotros de un valor inefable; punto de partida histórico, para nosotros, de otros dones también ellos insondables.

* * *

Así, en la previsión de que el Verbo se encarnaría, ya la Providencia creó un ser que contenía en sí perfecciones mayores que las de todo el universo reunido: la Santísima Virgen. Y para Ella suspendió la sucesión hereditaria del pecado original. De los méritos previstos de la Redención, se había alimentado la virtud de todos los justos de la antigua ley. Pero esa multitud de elegidos estaba sentada "a las puertas de la muerte" ( Sal. 106, 18 ), a la espera de que se inmolase por todos nosotros el Cordero de Dios.

* * *

Y no eran solo ellos quienes esperaban. Por así decir, como detenida en una muda expectativa estaba toda la Historia. En el momento en que Jesucristo nació, el mundo conocido vivía en un período de epílogo. Había florecido Egipto y, llegado a una cierta culminación, cayó. Lo mismo se podía decir de los otros pueblos, caldeos, persas, fenicios, escitas, griegos y tantos más. Por fin, los romanos estaban también a punto de entrar en el largo ocaso que, con períodos de decadencia rápida, de estancamiento más o menos prolongado, de efímera reacción, condujo desde Augusto hasta su remoto sucesor y miserable homónimo, Rómulo Augústulo, el último emperador.
Todos estos imperios habían subido lo suficientemente alto para atestar la profundidad y la variedad de los talentos y capacidades de los respectivos pueblos. Pero el nivel más o menos igual a que todos se habían alzado no estaba a la altura de las aspiraciones de las almas verdaderamente nobles. Se diría que esas magníficas civilizaciones habían dejado patente, no tanto lo que tenían, sino lo que les faltaba, y la incurable incapacidad del talento, de la riqueza y de la fuerza de los hombres para construir un mundo digno de ellos.

JPEG - 34.7 KB
Cuando Jesucristo nació, el mundo conocido vivía un epílogo. Egipto había florecido y cayó, así como los otros pueblos. Y Roma estaba también a punto de entrar en el largo ocaso que llevaría a su desintegración.
* * *

Todo esto constituía, en Asia como en África o en Europa, una atmósfera irrespirable, que se sumaba al tormento de los esclavos en su vida ya tan miserable, y minaba secretamente los ocios y los deleites de los ricos. Opresión imponderable pero omnipresente, impalpable pero evidente, indescriptible pero muy definida. El curso de la historia había encallado en un lodazal de corrupción lleno de los escombros del pasado, en el cual solo las formas malsanas de vida aún se hacían patentes. Así, en el terreno político, se vivía un fin de lucha entre dos expresiones de demagogia: anárquica y agitadora, o militar y despótica. En el terreno cultural, el escepticismo religioso, devorando las idolatrías antiguas. En el terreno internacional, las varias patrias acabando de deteriorarse en el recipiente del Imperio, para constituir ese moloch cosmopolita anorgánico en que se transformó Roma. En el terreno moral, la depravación de las costumbres dominando la existencia cotidiana. En el terreno social, el oro enarbolado en valor supremo. Para los bien instalados, las cosas corrían placenteramente, en la apariencia. Pero en épocas tales, los bien instalados son habitualmente la escoria moral e intelectual del país. Y los mejores padecen, precisamente, los mil tormentos de las situaciones inmerecidas e inadecuadas.

* * *

Véase el cuadro del pueblo elegido, en el momento en que el Verbo se encarnó. Herodes ceñía la diadema de Rey. De hecho, sin embargo, era un facineroso de los peores del reino, mediocre, voluptuoso, cruel, consciente instrumento del opresor para engañar a los judíos con las apariencias de una realeza vana. Los sacerdotes eran, en lo que respecta al espíritu de fe, a la sinceridad y al desprendimiento, la ralea de la Sinagoga. La casa real de David vivía despreciada y en la mayor obscuridad. Los justos eran los "marginales" de ese orden de cosas tan fundamentalmente malo que acabó por excluir de su seno y matar al Justo. Entonces, ¿qué más? Era el fin.

“La luz brilló en las tinieblas”

Pues fue en las tinieblas de este fin que, cuando menos se pensaba, y donde menos se esperaba, una luz muy pura se encendió. En esta luz existía el anuncio de la hora de la Encarnación, la promesa implícita de la Redención tan esperada y de la nueva era que comenzó para el mundo con el incendio de Pentecostés. Es el esplendor de esta luz, inaugurando en las tinieblas una aurora que triunfalmente se transformó en día; es el cántico de sorpresa y esperanza delante de esa renovación sobrenatural, el anhelo y el pregusto de un orden nuevo basado en la fe y en la virtud, que los fieles de todos los siglos se complacen en considerar, cuando sus ojos de detienen en el Niño Dios, acostado en el pesebre, sonriendo enternecido para la Virgen Madre y su castísimo Esposo.

Sorprendente analogía

También hoy, una inmensa opresión pesa sobre nosotros. Es inútil intentar disfrazar la gravedad de esta hora, poniendo en acción las castañuelas y las panderetas de un optimismo ya ahora sin resonancia. Con la única diferencia de que tenemos en nuestros días a la Santa Iglesia, la situación del mundo es terriblemente parecida con la del tiempo en que ocurrió la primera Navidad.
También entre nosotros, el comunismo marca un fin. Es el epílogo de la decadencia religiosa y moral iniciada con el protestantismo en el siglo XVI. En ese epílogo se desvanece el mundo burgués, cada vez más intoxicado de sincretismo, socialismo y sensualidad. Y, como si esto no bastase, Rusia acelera este proceso de decadencia, difundiendo sus errores en todos los países.
Tenemos entre nosotros a la Iglesia, es verdad. Pero esa augusta y sobrenatural presencia no salva sino en la medida en que los hombres aceptan su influencia. Si la repelen, están por algunos aspectos más expuestos al castigo que los propios paganos. Los judíos tuvieron entre ellos al Hombre-Dios. Lo rechazaron y fueron punidos por una ruina más terrible y mucho más próxima que la de los romanos.
Ahora, ¿cuál es la situación de la Iglesia en nuestros días? Nos viene el deseo de sonreír, y más aun de llorar, cuando alguien nos dice pura y simplemente que es buena.
Es claro que, por algunos lados, esa situación puede ser llamada buena. Más o menos como se podría decir en el Domingo de Ramos que era grande el entusiasmo de los judíos hacia Nuestro Señor.
Pero decir que la situación de la Iglesia es buena hoy en día, en el conjunto de sus aspectos, y tomados en la debida cuenta los factores positivos y negativos... Hay en esto una afrenta a la verdad.
En efecto, solo es buena para la Iglesia la situación en que la cultura, las leyes, las instituciones, la vida doméstica y cotidiana de los particulares son conformes a la Ley de Dios. Que eso no se da hoy, nada es más notorio. Entonces, ¿por qué tapar el sol con la mano?


Que los bien instalados puedan desear la duración de esta lenta agonía, es algo comprensible. También los microbios, si pudiesen pensar, preferirían matar lentamente a su víctima, pues la agonía de esta es la opulencia de ellos y la muerte de ella será también muerte para ellos. Individuos que en general no tienen mérito para estar donde los vientos del caos los alzaron, tienen todas las razones para desear que no vuelva el orden: pues en este caso volverían al polvo.
Pero ellos mismos no pueden escapar al malestar profundo del momento que pasa, y no pueden dejar de estremecerse con los relámpagos que se desprenden, siempre más frecuentes, de la atmósfera saturada.

La voz de Fátima

En lo alto, sin embargo, de esa montaña sagrada que es la Iglesia, se yergue la imagen maternal y melancólica de Nuestra Señora de Fátima.
Y de allá parten hacia el mundo oprimido las claridades de esperanza que le vino a traer la Reina del Universo, claridades que suscitan entre nosotros esperanzas análogas a las que la Buena Nueva despertó en la humanidad antigua. Análogas es decir poco. Son claridades que brotan de la Iglesia, y, pues, de Jesucristo. Claridades que simplemente prolongan y reafirman las de la primera noche de Navidad.
“Por fin mi Inmaculado Corazón triunfará”, dijo la Virgen en su tercera aparición en la Cova da Iria.
Oh, neopaganismo, mil veces peor que el paganismo antiguo, tus días están contados. Caerá el poderío soviético, y se derrumbará también la influencia de la Revolución en el Occidente. Nuestra Señora lo dijo. Y delante de Ella son impotentes todos los grandes de la tierra y todos los príncipes de las tinieblas.
El Triunfo del Inmaculado Corazón de María, ¿qué puede ser si no el Reinado de la Santísima Virgen, previsto por San Luis Maria Grignion de Montfort? Y ese Reinado, ¿qué puede ser, sino aquella era de virtud en que la humanidad, reconciliada con Dios, en el regazo de la Iglesia, vivirá en la tierra según la Ley, preparándose para las glorias del Cielo?
En este conturbado año, en la noche de Navidad no pensemos en los males que nos rodean, sino para confirmar nuestra convicción de que Jesucristo venció por todo y siempre al demonio, el mundo y la carne, y que prepara, después de pruebas terribles, días que resplandecerán de la más alta gloria para su Madre Inmaculada.


(*) “Hodie in terra canunt Angeli, Laetantur Archangeli, hodie exultant justi" – Antífona de las segundas vísperas de la Navidad. Adaptado del artículo publicado originalmente en “Catolicismo”. N° 84, diciembre de 1957.
También sobre Navidad:
La primera mirada entre Jesús y María


Suscríbase a nuestro
boletín electrónico
Nombre
Correo

Comentar

moderación a priori

Este foro es moderado a priori: tu contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién eres?
Tu mensaje
  • Para crear párrafos, deje simplemente líneas vacías.



Comentar en Facebook