Portada del sitio > Quiénes somos > Qué somos, qué queremos, qué hacemos > ¿Una “Revolución pastoral” en la Iglesia?

CONFERENCIAS DE TRADICIÓN Y ACCIÓN

¿Una “Revolución pastoral” en la Iglesia?

Lunes 5 de septiembre de 2016

El día 3 de agosto Tradición y Acción reunió a amigos y simpatizantes para una disertación del destacado intelectual católico peruano y actual presidente de la TFP italiana, Julio Loredo de Izcue, sobre un tema que día a día cobra mayor actualidad: la “revolución pastoral” que se propaga en la Iglesia, utilizando lenguaje y actitudes cuidadosamente ambiguas, para cambiar en la práctica la moral católica.

Ante un numeroso y atento público —en el que destacaban tres sacerdotes— el expositor tituló su conferencia Una revolución pastoral – Seis palabras talismánicas en el debate post-sinodal sobre la familia. Es el mismo título de un libro del historiador Guido Vignelli publicado este año en Italia por Tradición, Familia, Propiedad, que ya agotó su primera edición y está teniendo amplia resonancia en los medios católicos de aquel país.

Ese impacto se debe a que el libro viene de encuentro a dos preguntas de acuciante interés: después de los Sínodos sobre la familia de 2014 y 2015, ¿qué está pasando con las enseñanzas morales de la Iglesia?, y ¿por qué reina ahora tanta confusión en puntos de moral familiar hasta hace poco admitidos como claros e indiscutibles?

“Palabras talismán” para obrar un trasbordo ideológico inadvertido

Julio Loredo, que colaboró con el autor en el proyecto y revisión del libro, respondió con claridad esas preguntas. Mostró que la así llamada “revolución pastoral” elude el debate doctrinario y se dirige a obrar un cambio, primero de mentalidades y después de convicciones, mediante el empleo de palabras talismán a las cuales se da un sentido distorsionado, puramente emocional, y un carácter absoluto que poco a poco prevalece sobre la propia verdad y la Ley moral.

El término “palabras talismán” fue acuñado en 1965 por Plinio Corrêa de Oliveira en su famosa obra Trasbordo ideológico inadvertido y diálogo, para designar la maniobra entonces lanzada por el comunismo: crear en torno de la palabra “diálogo” una fermentación emocional que desvirtuaba su significado y la convertía en un valor supremo, al cual debían sacrificarse todas las divergencias ideológicas.

De esa forma se intentaba diluir en la población de Occidente la noción de la perversidad del comunismo y debilitar las resistencias hacia este, induciendo a la condescendencia, a la simpatía, a la no-resistencia y hasta al entreguismo. El ensayo del Dr. Plinio fue un best-seller: tuvo ediciones en varias lenguas, y contribuyó a desenmascarar y finalmente frustrar tal maniobra.

Análisis de seis “palabras talismán” en boga

Julio Loredo expuso cómo, tras los últimos Sínodos sobre la familia, esa estrategia reaparece ahora en el campo católico. Y ejemplificó con seis “palabras talismán” analizadas en el libro de Guido Vignelli: “pastoral”, “misericordia”, “escucha”, “discernimiento”, “acompañamiento” e “integración”.

Mostró que dando a esas palabras un sentido talismánico se hace prevalecer la “pastoral” sobre la afirmación de principios doctrinales, y el subjetivismo de la “conciencia” individual sobre la Ley divina; se ensalza una “misericordia” que escamotea la necesidad de arrepentimiento y conversión; la “escucha” sustituye a la enseñanza de la norma moral, el “discernimiento” descubre la supuesta buena fe del pecador en vez de hacerle ver su maldad y moverlo a la contrición, y de esa manera un pecado público como el adulterio pasa a ser apenas una “situación compleja”, y los que lo cometen, tan solo “personas heridas”.

También el “acompañamiento” sustituye a la corrección y a la enmienda, mientras que la “integración” en la Iglesia ya no dependería del arrepentimiento y conversión, sino de una mera “acogida” por parte de esta, que incluye “discernir” la posibilidad de dar la comunión sacramental a personas que no han abandonado el pecado, como los adúlteros.

La gravedad de esta revolución es obvia: si se sostiene el primado de esta “pastoral” sobre la enseñanza de la doctrina, se cambia a la Iglesia y se la hace cómplice de una revolución contra la moral, en la cual la noción de pecado se esfuma y la Redención obrada por Nuestro Señor Jesucristo en la Cruz pierde todo significado.

Don Julio Loredo concluyó invitando a los presentes a defender los principios y a “exorcizar” las palabras-talismán explicitando su significado verdadero. y denunciando su abuso, siguiendo el consejo de San Pablo: “Estén atentos, permanezcan firmes en la fe, compórtense varonilmente, sean fuertes” (I Cor. 16: 13).

Tras la disertación se abrió una vivaz sesión de preguntas y respuestas que permitió medir el excepcional interés del auditorio por el tema, y que se prolongó después en un animado cocktail ofrecido a los asistentes.


El siguiente es el video de la conferencia:



Suscríbase a nuestro
boletín electrónico
Nombre
Correo

Comentarios

  • Una excelente obra de misericordia es enviar a cada sacerdote y obispo y en lo posible a cada lider de pastoral familiar la conferencia del Dr Loredo sobre Amoris Laetitiae y el mensaje de la TFP al respecto.

    Responder

  • Deberíamos tener en cuenta también, una palabra y una frase claves :
    - Discriminación, y
    - ¿Quién soy yo para juzgar?
    Se confunde mucho con la utilización antojadiza de ambas, y, triste y lamentablemente, las utilizan con demasiada frecuencia muchos presbíteros, para potenciar conceptos totalmente contrarios a la doctrina católica.

    Responder

  • Amoris Laetitiae un documento del Papa Francisco que ha de leerse a la luz de sus notas.
    No modifica esencialmente nada.
    Pero varios obispos, sacerdotes y seglares lo leen en clave rupturista denuncielos.

    Responder

  • Estoy totalmente de acuerdo con Uds.
    El uso de estas palabras que están de moda no contribuye en nada a aclarar los temas que se quieren plantear, más bien todo lo contrario.
    Parece como si se necesitara un lenguaje nuevo para decir las cosas.
    Antes: "dirección" espiritual
    Ahora: "acompañamiento" espiritual
    ¿Por qué?
    Porque la soberbia impide a las almas reconocer que no saben algo y que deben obedecer a un director. Si se les dice "acompañamiento" es más "democrático" y menos ofensivo para el amor propio del dirigido. Estamos entonces estimulando la soberbia y olvidando la humildad. Humildad que llevó a nuestra madre a reconocerse la esclava del Señor.
    Dios los guarde!

    Responder

  • En los finales de los 60 y en los 70 la Santa Sede (Paulo VI) y la Conferencia Episcopal de Latinoamerica y sus ecos oficiales y oficiosos lanzaron una serie de documentos que a la luz de sus notas eran fieles al Magisterio de la iglesia pero nadie leyo sus notas, la "pastoral" fue anti-pastoral los leyo a la luz de los manifiestos comunistas y socialistas, resultado el caos. Hoy parece suceder lo miso ya no solo en el magisterio social sino sexual (matrimonial) de la "Iglesia Catolica".

    Responder

Comentar

moderación a priori

Este foro es moderado a priori: tu contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién eres?
Tu mensaje
  • Para crear párrafos, deje simplemente líneas vacías.



Comentar en Facebook