Portada del sitio > Formación católica > Conoce tu Fe > Qué nos enseña la fiesta de la Visitación

ALABANZA Y TRIUNFO DIVINO

Qué nos enseña la fiesta de la Visitación

Martes 31 de mayo de 2016

JPEG - 68 KB
"La Visitación", por Domenico Ghirlandaio - Museo del Louvre, Paris

La visita de María a su prima Isabel es un episodio pleno de enseñanzas profundas y de alegría santa, fuente inagotable de inspiración para el fiel que la contempla.

Según refiere el erudito abad benedictino Don Próspero Guéranger, ya en la Edad Media la Orden de San Francisco como también algunas diócesis, por ejemplo Reims y París, celebraban la Visitación como festividad litúrgica. Fue el Papa Urbano VI quien en el año 1389 la estableció como solemnidad para toda la Iglesia y concedió en su celebración las mismas indulgencias que un siglo antes había otorgado Urbano IV para la fiesta del Corpus Christi.

El propósito de Urbano VI al instituir esta fiesta era obtener que acabase el llamado “cisma de Occidente” que durante 40 años dilaceró a la Iglesia, enfrentando a cardenales italianos y franceses, que elegían Papas rivales (¡en cierto momento llegó a haber hasta 3 Papas simultáneos!). La confusión de esos años fue tal, que incluso grandes santos como San Vicente Ferrer y Santa Catalina de Siena, tomaron partidos opuestos.

“Nunca se había visto —dice Don Guéranger— a la Esposa del Hijo de Dios en situación tan dolorosa. Pero Nuestra Señora, a quien se había dirigido el verdadero Pontífice al comienzo de la tormenta, no dejó fallida la esperanza de la Iglesia”. Y a pesar de todas las vicisitudes, “el Occidente separado de hecho, pero unido en sus principios, se volvía a unir en el tiempo escogido por Dios para devolver la luz”, lo que ocurrió el año 1417, con la elección del Papa Martín V.

María, nueva Arca de la Alianza

Fue la casa del sacerdote Zacarías, esposo de santa Isabel, que durante tres meses acogería a la Sabiduría eterna, el Verbo de Dios, poco antes encarnado “en el seno purísimo en que se acaba de consumar la unión que ambicionaba su amor!”, añade Don Guéranger.

Por el pecado original, el demonio tenía cautivo a san Juan como a todos los hombres. La embajada del ángel a su anciano padre Zacarías, anunciándole que su esposa estéril, Isabel, concebiría milagrosamente a San Juan, no eximió a este “del tributo vergonzoso que todos los hijos de Adán deben pagar al príncipe de la muerte, a su entrada en la vida. Pero apareció María, y Satanás vencido sufrió en el alma de Juan su más completa derrota, que no será la última; porque el arca de la nueva alianza no detendrá sus triunfos hasta reconciliar al último de los elegidos.

Es en este misterio donde “especialmente aparece María como verdadera arca de Alianza: llevando al Emmanuel, testimonio vivo de una reconciliación definitiva entre la tierra y el cielo. Por ella, mejor que en Adán, todos los hombres han de ser hermanos; porque el que lleva escondido en su seno, será el primogénito de la gran familia de los hijos de Dios. Apenas concebido, comienza para Él la obra de la propiciación universal”.

Alegría de la Iglesia

“Este día debe ser de especial alegría, explica el erudito benedictino, “porque en este misterio están, como en germen, todas las victorias que alcanzarán la Iglesia y sus hijos; desde hoy el Arca santa preside los combates del nuevo Israel. Basta ya de división entre el hombre y Dios, el cristiano y sus hermanos; si la antigua arca no logró impedir la escisión de las tribus, el cisma y la herejía conseguirán hacer frente a María unos cuantos años o algunos siglos, pero al fin resplandecerá más su gloria. De Ella, como en este día glorioso y a la vista del enemigo humillado, brotarán siempre la alegría de los pequeños, la perfección de los pontífices, y la bendición de todos. Unamos el tributo de nuestras voces a los saltos gozosos de Juan, a la repentina exclamación de Isabel, al cántico de Zacarías; todo el mundo lo repita.

“Así se saludaba antiguamente la llegada del arca al campamento de los Hebreos; los Filisteos, al oírlo, por ahí comprendían que había bajado el auxilio del Señor; y sobrecogidos de espanto, gemían, diciendo: ’¡Desgraciados de nosotros! no reinaba aquí ayer una alegría tan grande; ¡desgraciados de nosotros’.

“Por cierto que hoy el género humano salta de gozo y canta con Juan; y hoy también, y con razón, se lamenta el enemigo; hoy la Mujer descarga el primer golpe de talón en su cabeza altanera, y Juan, ya librado [de la mancha original], es en esto precursor de todos nosotros. El nuevo Israel, más afortunado que el viejo, tiene seguridad de que no le arrebatarán ya su gloria nunca jamás; nunca le quitarán el Arca santa que le permite pasar las aguas, y derrumba ante él las fortalezas”.

Magnificat: un éxtasis sereno de alabanza y triunfo

JPEG - 110.2 KB
“La Visitación”, por Giotto - Capilla del Scrovegni, Padua.

Y concluye Dom Géranger: “¿No es, pues, muy justo que este día, en que termina la serie de las derrotas del maligno que comenzaron en el Paraíso, sea también el día de los cánticos nuevos del nuevo pueblo? Pero ¿a quién toca entonar el himno del triunfo, sino al que gana la victoria? Por eso canta María el Magnificat en este día de triunfo, recordando todos los cantos de victoria que, a lo largo de los siglos de espera, fueron como preludios a su divino Cántico.

“Pero las victorias pasadas del pueblo elegido no eran más que la prefigura de la que consigue Ella, en esta fiesta de su manifestación, como soberana gloriosa, que, mejor que Débora, Judit o Ester, ha comenzado a libertar a su pueblo; en su boca los acentos de sus ilustres predecesoras han evolucionado de la aspiración inflamada de los tiempos de la profecía, al éxtasis sereno, que denota la posesión del Dios por tanto tiempo esperado. Una era nueva comienza para los cantos sagrados: la alabanza divina toma de María el carácter que no perderá en este mundo y que subsistirá aún en la eternidad.

“Y en este día también, inaugurando su ministerio de Corredentora y de Mediadora, recibió María por vez primera en la tierra, de boca de Santa Isabel, la alabanza que sin fin merece la Madre de Dios y de los hombres: ’¡Bendita tú eres entre todas la mujeres!”


Fuente: Don Guéranger, El Año Litúrgico, Tomo IV, págs. 509 ss.


Suscríbase a nuestro
boletín electrónico
Nombre
Correo

Comentarios

  • San Vicente Ferrer y Santa Catalina de Siena, tomaron partidos opuestos.

    - 

    No señores no es así, esa frase es capciosa. ¿Quién tuvo razón? Santa Catalina sin dudas, por lo cual no se puede hablar que ella tomó partido opuesto sino que era ella quien estaba en lo correcto. El que tomó partido opuesto a la posición correcta fue Ferrer.

    Responder

Comentar

moderación a priori

Este foro es moderado a priori: tu contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién eres?
Tu mensaje
  • Para crear párrafos, deje simplemente líneas vacías.



Comentar en Facebook