Portada del sitio > Quiénes somos > Qué somos, qué queremos, qué hacemos > ¿Hacia dónde conducen las "negociaciones de paz" con las FARC?

EL TEMA CRUCIAL DE LAS ELECCIONES COLOMBIANAS

¿Hacia dónde conducen las "negociaciones de paz" con las FARC?

Viernes 23 de mayo de 2014

Días antes de las elecciones presidenciales colombianas, la Sociedad Colombiana Tradición y Acción ha publicado en el principal periódico del país un esclarecdor manifiesto sobre el controvertido diálogo promovido por el gobierno Santos con la narco-guerrilla comunista. El texto, a la vez ponderado y contundente, rechaza tanto la impunidad a los grupos extremistas como las concesiones a sus objetivos anticristianos.


La Sociedad Colombiana Tradición y Acción se dirige al país:
¡CONSENSO SÍ, PERO NO CON LOS DEMOLEDORES DE COLOMBIA;
PAZ, SÍ, PERO NO EN PERJUICIO DE LA HONRA NACIONAL;
DIÁLOGO SÍ, PERO SIN RENEGAR DE NUESTRA TRADICIÓN CRISTIANA!

En vísperas de la elección presidencial, la Sociedad Colombiana Tradición y Acción se dirige al País al considerar que está en riesgo la vigencia de los más vitales principios de la sociedad, que son los que recibimos de la tradición cristiana, y que si siguen vigentes, asegurarán el futuro de Colombia. Pero si la nación los abandona, caerá en crisis mucho peores que todas las que hasta el presente sufrió.

El diálogo con la guerrilla marxista, el principal factor de desconcierto

De los temas más en vista en la elección, el más importante es el diálogo con la guerrilla de las FARC. Desde hace más de un año y medio el Gobierno se ha empeñado en ellos, sin que exhiba hasta ahora el menor fruto, habiendo claras contradicciones entre lo que afirman sus delegados y repite la prensa y lo dicho por los voceros del grupo guerrillero.

Por esa causa cunden en el País el escepticismo y el desconcierto, cayendo el apoyo al Presidente, pues la opinión pública se siente navegando a la deriva o en pos de una quimera, lo que deja en grave peligro los valores más dignos de aprecio en la vida política, jurídica y moral de la Nación.

Peor aún, pese al diálogo en curso, continúan los crímenes de la guerrilla y se oyen las jactancias de sus líderes por supuestos logros en las conversaciones de La Habana, donde todo se discute, poco se concluye y menos aún se conocen las conclusiones.

Además, las FARC exigen sumar más temas al debate, tratando de que nada concreto se concluya, causando una desazón nacional. Se ve que todo lo que es vital para el País está en riesgo de ser destruido, porque a la ínfima minoría guerrillera así se le antoja y muy pocas voces rechazan la claudicación.

A su vez, el Jefe del Estado pide al País una confianza casi ciega en él, como si fuese seguro el éxito del diálogo y como si su línea política fuese una garantía para conseguir la paz. Hace cuatro años, el hoy Presidente recibió un apoyo macizo por causa de la valiente lucha del Estado contra la guerrilla, pero cuando cambió su postura, su prestigio se disipó, pues la Nación quiere que se combata a la guerrilla marxista.

Por su parte, el candidato Enrique Peñalosa apoya el diálogo con la guerrilla, defiende el aborto libre y los postulados ecologistas más radicales, pero fuera de eso, poco se sabe de sus propuestas. El grupo que lo apoya es heterogéneo, lo que, sumado a los pocos parlamentarios de su misma tendencia, transforma en otra incógnita cómo ejercería el gobierno, dada la poca coincidencia de ellos con la mayoría del País.

Otros dos candidatos, Óscar Iván Zuluaga y Marta Lucía Ramírez, objetan que el diálogo signifique impunidad y rechazan la claudicación del Estado en las negociaciones con la guerrilla, lo cual les ha valido un significativo avance en su aceptación por parte del público.

Ante el desconcierto de la opinión nacional, la guerrilla se muestra desafiante

Las afirmaciones de la guerrilla son un auge de hipocresía. Primero, dijeron que no entregarían las armas aunque se firme un acuerdo de paz. Luego, según ella, no tiene secuestrados, sin explicar qué sucedió con los incontables colombianos que sí lo fueron y a quienes nunca liberó. Asegura que jamás hizo reclutamiento armado y mucho menos infantil, pero el número de niños que huyeron de la guerrilla o que fueron rescatados por el Ejército es de varios miles, sin que diga cuántos aún siguen cautivos y esclavizados, ni cuántos murieron en enfrentamientos o maltratos.

También la guerrilla niega haber producido emigraciones campesinas en masa; afirma que jamás cometió crímenes de lesa humanidad, ni terrorismo, pese a que éstos son incontables; y niega practicar el narcotráfico, a pesar de que se volvió el más importante cartel de la droga.

¿Cómo dar crédito a sus peroratas pacifistas si se sabe que ella misma después las ignorará, como ya lo hizo tantas veces? ¿Cómo esperar que los representantes del Gobierno en el diálogo denuncien la falsedad y la mentira de los terroristas si por su obsecuencia más parecen “yes men” de las FARC que otra cosa?

De algún modo se entiende que la guerrilla guarde silencio sobre estos puntos, pues tratarlos seriamente equivaldría a auto-acusarse, lo que nunca hará; pero lo que es inaudito es que el Gobierno también los omita con cuidado, para no dificultar el diálogo ni acabar con la pseudo-pacificación. ¿Esto es diálogo? ¿O, más bien, un monólogo del bando guerrillero con simples interrupciones de la contraparte oficial?

No hay nada peor que representantes del Gobierno obsecuentes ante una guerrilla prepotente

La pacificación de la guerrilla es vital, pero debe cumplir una condición esencial: que no sea una promesa de duración efímera y cumplimiento nulo. Debe quedar claro que hay principios morales que no se negociarán: que no habrá criminalidad impune, ni zonas bajo dominio guerrillero, ni soberanía relativizada por el narcotráfico, y menos si está en manos de las FARC.

No obstante, en estos puntos se producen silencios misteriosos, garantizados por el muro de secretos que se levanta en torno de La Habana y alrededor de la Casa de Nariño y que casi todos los actores políticos coinciden en nunca cuestionar. ¿Así se resguarda el futuro del País? ¡No, aunque las voces más cotizadas se unan para asegurarlo! ¿Por qué? ¡Porque es contra todas las evidencias!

Si la guerrilla no reconoce por entero los crímenes que cometió, muy difícilmente se enmendará

Hace poco, el Cardenal Arzobispo de Bogotá afirmó: “si la guerrilla nació como una rebelión contra el régimen político y económico, la solución debe pasar por una apertura a la participación política de la gente en el país”. En principio esto se comprende, pero, acto seguido, el Purpurado agregó: “Que guerrilleros y ex-guerrilleros puedan participar en política es deseable y necesario. Si no lo hacen se mantendrán como una amenaza.”

Que esto se diga de los ex-guerrilleros, no es nuevo, pues los diálogos que se hicieron a lo largo de veinte años partían de la base de que a la violencia guerrillera sólo se respondía con indulgencia. Y sucedió que el fanatismo guerrillero -que era evidente, pero negado por los personajes claves- condujo a nuevos estallidos de violencia, que todo el País real temía, pero que el País oficial negaba con pertinacia. Lo cual frustró la pacificación.

Ahora, pese a eso, se va más lejos, pues se insinúa que guerrilleros no pacificados, sino activos y amenazantes, deben participar del gobierno, lo cual entregaría al País a la fuerza que más ha hecho por demolerlo.

La violencia y la guerra continuarán si el País sufre una extorsión de parte de la guerrilla y se somete a ella. Ésta es una concesión que la dignidad cristiana de Colombia no permite, pues es contra la legítima defensa nacional, con desprecio por la sangre de cientos de miles de campesinos, soldados y policías, que cayeron víctimas del ataque guerrillero o terrorista, a lo largo de más de seis décadas.

Si el País se somete a la exigencia guerrillera, hecha con armas en la mano, muchos otros sectores proclives a la violencia creerán que se abrió un precedente de capitulación de las autoridades ante el crimen, lo que los incitaría a hacer análogas exigencias e idénticas amenazas. Así, lejos de estar iniciando una era de paz, Colombia se estaría hundiendo, más que nunca, bajo el dominio criminal.

El bloque bolivariano impulsa a Iberoamérica a caer bajo el dominio de la Cuba castrista

Estos males no afectan sólo a Colombia, sino también a toda Iberoamérica, y en especial a nuestra nación hermana, la desdichada Venezuela. Su régimen inicuo la lanza a las garras del comunismo, volviéndose un régimen prepotente y agresivo, el carcelero de su propio pueblo, la burla de sus leyes y la frustración de sus esperanzas.

Otros países del Continente, cuyos gobiernos se solidarizan en grados diversos con el régimen “bolivariano” y con el dominio cubano, toman el mismo camino de caos y desolación que los dos modelos que las guían por el camino del desvarío común. Y esto, a pesar de las muertes que causaron, a la miseria que produjeron y a la violencia que instauraron.

No es ajeno a este panorama lamentable que el gobierno colombiano haya querido que los diálogos con la guerrilla se realicen en suelo cubano, bajo la tutela de la dictadura castrista. No se comprende que Cuba sea autoridad o testigo del proceso de pacificación, después de ser por más de medio siglo la promotora de la ofensiva demoledora, con el fin que expandir el comunismo.

* * *


Dicho lo anterior, cabe añadir que Colombia espera que al menos uno de los candidatos presidenciales asuma la posición que el país desearía ver en todos ellos: que prometa no claudicar ante las exigencias de los terroristas, que se identifique con la civilización cristiana, que luche por la grandeza de la Patria y que notifique a los fautores de la violencia que serán tratados, no con indulgencia, sino con la aplicación severa, pero justa, de la Ley.

Bastará esto para que la opinión pública se anime, el desconcierto se esfume y la confianza en nuestro futuro se vuelva una disposición general de la mayor parte de la Nación.

Pedimos a Nuestra Señora de Chiquinquirá, Patrona de Colombia, y a nuestro Divino Redentor, que fortifiquen las fibras del alma nacional, nos preparen a todos sus hijos para los sacrificios que sean necesarios, y para mantener la decisión de combatir sin descanso por la preservación cristiana, no sólo de Colombia, sino de toda América, confiados en la protección de la Madre de Dios.

Es lo que le pedimos en esta encrucijada en que se encuentra Colombia, siguiendo el ejemplo y continuando la lucha doctrinaria de nuestro Maestro e Inspirador, el insigne pensador católico Plinio Corrêa de Oliveira, que tantas batallas trabó en defensa de la Cristiandad, contra la secta comunista, pero siempre “in Signum Crucis”.

Sociedad Colombiana Tradición y Acción
www.colombia-autentica.org
Eugenio Trujillo Villegas
Director
Bogotá, 13 mayo de 2014.



Suscríbase a nuestro
boletín electrónico
Nombre
Correo

Comentarios

  • Triunfa el terror! La mayor parte de quienes apoyan el acuerdo con las Farc, están muertos del miedo. Es la consecuencia del terrorismo, que busca dominar por el miedo. Los terroristas consiguieron su objetivo.

    Responder

  • Bien puestas las comillas en "negociaciones de paz". En las verdaderas negociaciones intervienen por lo menos dos partes. En este caso, sólo hay una parte: los simpatizantes de las farc y las farc, que son lo mismo.

    Responder

Comentar

moderación a priori

Este foro es moderado a priori: tu contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién eres?
Tu mensaje
  • Para crear párrafos, deje simplemente líneas vacías.



Comentar en Facebook