Portada del sitio > Quiénes somos > Qué somos, qué queremos, qué hacemos > Exitosa campaña pro vida en Texas

SECTOR JUVENIL DE LA TFP NORTEAMERICANA

Exitosa campaña pro vida en Texas

Sábado 10 de agosto de 2013

Otra eficaz actuación de la Acción Estudiantil de la TFP norteamericana tuvo lugar el pasado mes de julio en el estado de Texas, coincidiendo con un intenso debate sobre restricciones al aborto en dicho Estado. Esa polémica había contagiado ya a todo el país y adquirido resonancia internacional, porque Texas es un estado simbólico en la guerra cultural sobre el aborto: cuarenta años antes, fue allí que surgió el caso Roe vs. Wade, un fraude forjado por abortistas que llevó a que la Corte Suprema Federal estableciese que toda norma que prohíba el aborto es inconstitucional y nula [1].

Como una especie de revancha histórica –aunque incompleta, por aquella muralla jurisprudencial– el Congreso texano venía tramitando un proyecto para limitar severamente el aborto a las primeras 20 semanas de embarazo. Los “talibanes” del hedonismo revolucionario y los que se enriquecen asesinando bebés (maquillados todos de “defensores del derecho de la mujer a decidir”) se sintieron amenazados. Expresaron su alarma con argumentos como que “se cerrarán la mayoría de clínicas de aborto” y “se está obstaculizando uno de los procedimientos quirúrgicos más seguros para las mujeres”.

Los jóvenes de la TFP norteamericana realizaron entonces una rápida gira por Texas, colocada bajo el patronazgo de San Miguel Arcángel, a fin de revitalizar en el pueblo el principio fundamental, muchas veces omitido en el debate público: Todo aborto mata a un niño inocente.

Para ello recorrieron en campaña varias de las principales ciudades texanas levantando sus clásicos estandartes rojos con el león dorado. Revestidos de sus capas también rojas, exhibían pancartas con frases de impacto, como “Más de 340 texanos indefensos son asesinados diariamente por el aborto”, así como carteles invitando a tocar la bocina contra éste. Y distribuyeron miles de volantes con “10 razones por las que el aborto es perverso” [2]. Como es usual, alternaban slogans, himnos patrióticos y cantos religiosos.

De esta manera transmitían también el mensaje de que no podemos quedarnos contentos con restringir el aborto: hay que erradicarlo.

La campaña recibió cálido apoyo popular –algo que a los abortistas les escasea cada vez más–, manifestado por saludos al paso, toques de bocina (en algunos lugares ensordecedores por su cantidad), felicitaciones y hasta refrescos espontáneamente ofrecidos por lugareños. No faltaron los debates improvisados en la calle, además de –¡cuándo no!– insultos y gritos desaforados de parte de los defensores de la “libertad de escoger”, bien llamados “pro muerte” por algunos.

Algunas repercusiones típicas dan idea del impacto de la campaña sobre el público:

● Una señora declaró haber sido violada en su juventud y haber concebido a raíz de ello un hijo, que dio en adopción. Agradeció muy efusivamente la campaña.

● En Álamo, un residente también agradeció a la TFP porque, con sus campañas, les había enseñado cómo protestar, y ahora realizan acciones semejantes con frecuencia.

● Similar gratitud expresó una mujer (ver video) que, al quedar embarazada por tercera vez, fue amenazada de abandono por el padre de la criatura. Fue solicitada a que abortase, y aún sin saber qué haría para ocuparse de la familia, confió en Dios; ahora, cada vez que mira a su bebé, se alegra de haber cumplido con su conciencia de madre.

● En la Universidad de Texas (Austin) los campos se dividieron: muchos apoyaban, otros respondían mal, incluso con agresiones verbales irreproducibles. No faltó quien intentara romper algún cartel y hasta un extremista que exclamó sarcásticamente “me gusta el aborto; es delicioso”.

● Muy sugestivo fue lo que sucedió en uno de los puntos de campaña. De una tienda de música rock salieron unos contra-manifestantes llevando los carteles “toca (el claxon) dos veces si eres pro libertad de elección” y “toca dos veces si crees que estos tipos son unos ****”. Uno de ellos tenía un tatuaje grande en la pantorrilla con una calavera de chivo dentro de una estrella satanista y la palabra “poseído”: Toda una revelación sobre quién es el “patrono” de los “pro elección” (Esto nos hace recordar a los abortistas que cantaron vivas a Satanás en el Capitolio de Texas, el 2 de julio, en el contexto de la polémica por el proyecto, según video ampliamente reproducido en las redes sociales). Fueron enfrentados con slogans y cantos, alternados con el rezo del rosario. Era un marcado contraste entre dos tipos humanos diametralmente opuestos –unos siempre calmos, compuestos, proclamando un ideal; los otros descontrolados, desgreñados, rezumando odio–, que llevó a muchos transeúntes a felicitar a los jóvenes de la TFP. Al término de esa campaña un matrimonio, gratamente impresionado, les invitó a cenar a su casa, y les dijo que deseaban que su hijo sea “miembro de la TFP cuando crezca”.


Al día siguiente de la última actuación de la TFP, el Parlamento texano convirtió el proyecto en ley, por amplia votación. Pero aún no está dicha la última palabra, pues los aborteros desean cuestionar la norma por supuesta inconstitucionalidad. ¡Qué empecinamiento! Pidamos a María Inmaculada, patrona de los Estados Unidos de América, que erradique de aquella nación y del mundo la barbarie asesina del aborto.


[1La sentencia de Roe vs. Wade sentó este “principio” en base al derecho de la mujer a tomar decisiones privadas, y lo aplica al aborto antes de que el feto sea “viable” (es decir, que pueda vivir fuera del cuerpo de la madre). La sentencia de Doe vs. Bolton, emitida el mismo día, aplica las misma noción de privacidad a la decisión de abortar cuando un médico lo considera conveniente para la salud de la madre, en cualquier etapa del embarazo.



Suscríbase a nuestro
boletín electrónico
Nombre
Correo

Comentar

moderación a priori

Este foro es moderado a priori: tu contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién eres?
Tu mensaje
  • Para crear párrafos, deje simplemente líneas vacías.



Comentar en Facebook