Portada del sitio > Formación católica > Conoce tu Fe > ¿La moral de la Iglesia ya no condena el preservativo?

DESCONCIERTO Y CONFUSIÓN

¿La moral de la Iglesia ya no condena el preservativo?

Miércoles 22 de diciembre de 2010

La opinión recientemente expresada por el Papa a un periodista alemán, sobre un hipotético caso en que el uso del preservativo sería admisible, aunque emitida a título personal y sin envolver la autoridad de la Iglesia, fue manipulada y tergiversada por medios interesados. Estos buscaron dar idea de que la firme doctrina católica en la materia, expresada en las encíclicas Casti connubii de Pío XI y Humanae Vitae de Paulo VI, habría cambiado, y de esa manera generaron enorme confusión. Un reputado miembro de la Academia Pontificia para la Vida, Mons. Michel Schooyans, muestra de manera clara y concluyente que la doctrina de la Iglesia sobre el asunto no varió, ni puede variar. Mons. Schooyans es profesor de la Universidad Católica de São Paulo, Brasil, y de la Universidad Católica de Lovaina, Bélgica. Es también Consejero del Consejo Pontificio para la Familia, miembro fundador de la Academia Pontificia de las Ciencias Sociales, y ha publicado una treintena de obras de autoridad.

El sida y el preservativo

Mons. Michel Schooyans

Es bien conocido que algunas personas se enfermaron de sida sin haber tenido la menor responsabilidad moral. Esta enfermedad puede haber sido transmitida a causa de una transfusión sanguínea, un error médico o de contactos accidentales. Hay también miembros del personal tratante que contraen el mal al dedicarse a los enfermos seropositivos.

Estos no son los casos que examinaremos aquí. Nos ocuparemos de las declaraciones formuladas estos últimos años y emitidas por diversas personalidades conocidas en el mundo académico y/o eclesiástico, en la mayoría de los casos moralistas y pastores. Los llamaremos dignatarios. Nos abstendremos de citarlos por el nombre para evitar personalizar el debate y para concentrar nuestra atención sobre la discusión moral [1] .

Desconcierto y confusión

Refiriéndose al recurso al preservativo en caso de sida, estas declaraciones con frecuencia han sembrado un profundo desconcierto en la opinión pública y en la Iglesia. Ellas vienen con frecuencia acompañadas de palabras sorprendentes relativas a la persona y la función del Papa, al igual que a la autoridad de la Iglesia. Se encuentran también seguidas por los habituales reclamos con respecto a la moral sexual, al celibato, a la homosexualidad, a la ordenación de las mujeres, de la comunión dada a los divorciados vueltos a casar y a los que realizan abortos, etc. Una ocasión como otra para globalizar los problemas...

Estos dignatarios se han expresado con una indudable complacencia en los medios de difusión al gran público. Allí se expresaron a favor del uso del preservativo en caso de riesgo de contaminación por sida de la pareja sana. La Iglesia debería, según ellos, cambiar su posición a este respecto.

Estas declaraciones provocan mucha confusión en la opinión pública; hacen dudar a los fieles, dividen a los sacerdotes, debilitan al episcopado, desacreditan al cuerpo cardenalicio, corroen el magisterio de la Iglesia y enfrentan directamente al Santo Padre. Otras, al presente retiradas o muertas, habían ya causado la revuelta en estos dominios. Sin embargo, hoy estas declaraciones han causado frecuentemente consternación, porque la gente espera mayor prudencia, rigor moral, teológico y disciplinario de la parte de estos dignatarios. Influenciados por las ideas a la moda en algunos medios, estos dignatarios se esfuerzan en « justificar » el uso del preservativo armando una argumentación con cosas para todo uso, como el mal menor o el doble efecto.

Uno de estos dignatarios hasta llegó a hacer del uso del preservativo un deber moral si se quiere evitar transgredir el V mandamiento. En efecto, él argumenta, si una persona afectada de sida rechaza practicar la abstinencia, debe proteger a su pareja y el único medio de hacerlo, en ese caso es recurrir al preservativo.

No obstante, semejantes declaraciones sin duda causan perplejidad y revelan un conocimiento incompleto y parcial de la moral más natural y en particular de la moral cristiana. [2] Su manera de presentar las cosas es como mínimo sorprendente.

Un problema de moral natural

Palabras reconfortantes pero mentirosas

La argumentación de los dignatarios con respecto al preservativo es de un simplismo inesperado, y recomendaríamos con gusto a los interesados tomar conocimiento de estudios científicos y clínicos que son autoridad, antes que repetir continuamente y creer los cuentos desmentidos desde hace tiempo por cualquier asociación de consumidores.

¿Cómo callar que el efecto de contención que parece tener el preservativo es ampliamente ilusorio? Lo es en la medida en que el llamado preservativo es mecánicamente frágil, en que incita a la multiplicación de las parejas, en que favorece la variedad de las experiencias sexuales y en que por todas estas razones aumenta los riesgos en lugar de disminuirlos.

Cuando que la única prevención realmente eficaz, debe buscarse en la renuncia a los comportamientos a riesgo y en la fidelidad. Desde este punto de vista, la calificación moral del uso del preservativo es un problema de honestidad científica y de moral natural. La Iglesia tiene no solamente el derecho, sino también el deber de pronunciarse sobre este tema.

« La falla, es la muerte segura »

Ahora bien, las intervenciones de los dignatarios omiten mencionar estudios recientes de un valor científico incontestable, como el del Dr. Jacques Suaudeau. [3] A falta de estar informados de los estudios recientes, los autores podrían al menos tener en cuenta las advertencias anteriores, emanadas ellas también de las más altas autoridades científicas. En 1996, por ejemplo, se lee en el informe del Profesor Henri Lestradet, de la Academia nacional de Medicina (París) [4]:

“Conviene [...] destacar que el preservativo fue inicialmente preconizado como medio anticonceptivo. Ahora bien, la tasa de “falla” varía, en la opinión general, entre 5 a 12 % por pareja y por año de utilización.

A priori, [...] no se entiende cómo el HIV, quinientas veces menos voluminoso que un espermatozoide, se beneficiaría de una tasa de fracaso inferior. No obstante hay una enorme diferencia entre estas dos situaciones. En efecto, cuando como medio anticonceptivo el preservativo no es perfectamente eficaz, el fracaso tiene como consecuencia el desarrollo de una nueva vida mientras que con el HIV, el fracaso es la muerte segura.” [5]

Considerando a continuación los casos seropositivos, el mismo informe señala que

“La única actitud responsable de la parte de un hombre seropositivo es en realidad abstenerse de toda relación sexual, protegida o no. [...] Si se proyecta una relación estable de pareja, las recomendaciones deberían ser las siguientes: hacer cada uno un test de diagnóstico precoz, repetirlo tres meses más tarde y en el intervalo abstenerse de toda relación sexual (con o sin preservativo). Luego privilegiar la fidelidad recíproca.” [6]

Los dignatarios, autores de las declaraciones que analizamos, harían bien en prestar atención a una conclusión dramática del estudio médico que citamos:

“La afirmación mil veces proclamada (por los responsables de la salud, el Consejo superior del Sida y las asociaciones de lucha contra el sida) de la seguridad total aportada en todas circunstancias por el preservativo está sin ninguna duda en el origen de muchas contaminaciones de las cuales se niega encontrar la causa.” [7]

Se han llevado a cabo campañas internacionales en las sociedades « expuestas » para inundarlas de preservativos. Fueron invitadas autoridades religiosas para dar su eminente patrocinio. Ahora bien, a pesar de estas campañas, y probablemente a causa de estas campañas, son regularmente observados progresos de la pandemia.

En julio de 2004, una de las mayores autoridades mundiales en materia de Sida, el médico belga Jean-Louis Lamboray, renunció al Programa de las Naciones Unidas contra el Sida (ONUSIDA). Motivaba su dimisión por « el fracaso de las políticas para frenar la propagación de esta enfermedad.» Estas políticas han fracasado porque « ONUSIDA olvidó que las verdaderas medidas preventivas “se deciden en las casas de la gente y no en el escritorio de los expertos”». [8]

Antes de lanzar declaraciones perentorias, los dignatarios podrían recordar lo que declaraba un médico muy mediático y poco sospechoso de simpatías por las posiciones de la Iglesia. He aquí lo que escribía en 1989 el difunto Profesor León Schwartzenberg:

« Son, sin duda, principalmente los jóvenes quienes serán los propagadores [del sida]; ahora bien, ellos no son absolutamente conscientes del drama del sida, que para ellos es una enfermedad de viejos. Ellos son reafirmados en esta convicción por la actitud de la clase política, mucho más vieja que ellos y que organiza una propaganda débil: la publicidad oficial por los preservativos parece ser hecha por gente que no los utiliza jamás, para gente que no quiere utilizarlos. » [9]

Los oyentes, lectores y telespectadores no pueden por tanto creer ingenuamente las declaraciones imprudentes que les dirigen los dignatarios, sin arriesgarse a, como ellos, verse acusados tarde o temprano de estar « en el origen de gran número de contaminaciones. »

Un problema de moral cristiana

Además es engañoso afirmar que la Iglesia no tiene enseñanza oficial sobre el sida y el preservativo. Incluso si el Papa evita sistemáticamente utilizar esta última palabra, los problemas morales suscitados por el uso del preservativo son abordados en todas las grandes enseñanzas relativas a las relaciones conyugales y los fines del matrimonio. Cuando se trata el sida y el preservativo a la luz de la moral cristiana, hay que tener presente que recordar ésta comporta puntos esenciales: la unión carnal debe hacerse en el marco del matrimonio monogámico del hombre y de la mujer; la fidelidad conyugal es el mejor resguardo contra las enfermedades sexualmente transmisibles y el sida; la unión conyugal debe estar abierta a la vida, a lo que hay que agregar el respeto a la vida del otro.

¿Cónyuges o parejas?

Resulta que la Iglesia no tiene que predicar una « moral » de la pareja sexual. Ella debe enseñar y enseña una moral conyugal y familiar. Ella se dirige a los esposos, a las parejas unidas sacramentalmente en el matrimonio, que es monogámico y heterosexual. Las declaraciones divulgadas a propósito del preservativo por los dignatarios conciernen parejas, las cuales mantienen relaciones pre o extramatrimoniales, episódicas o continuas, heterosexuales, homosexuales, lesbianas, sodomíticas, etc. No se ve por qué la Iglesia y, menos, cualquiera de los dignatarios investidos de autoridad magisterial, deberían, a riesgo de escandalizar, venir en auxilio del vagabundeo sexual y administrar los pecados de aquellos que, en la mayoría de los casos, se burlan completamente, en la práctica y con frecuencia en forma teórica, de la moral cristiana. « ¡Pecad, hermanos, pero de manera segura! » ¡Luego del « Sexo seguro », he aquí el « Pecado seguro »!

La Iglesia y sus dignatarios no tienen en absoluto por misión explicar cómo hacer para pecar confortablemente. Abusarían de su autoridad si se pusieran a prodigar consejos sobre la manera de terminar un divorcio, ya que la Iglesia considera que el divorcio es siempre un mal. Es incluso endurecer al pecador, el mostrarle cómo él debería actuar para escapar de las consecuencias indeseables de su pecado.

De donde la pregunta: ¿es admisible que estos dignatarios, normalmente guardianes de la doctrina, oculten las exigencias de la moral natural y de la moral evangélica, y que no lancen más bien un llamado a un cambio de conducta?

Es inadmisible e irresponsable que estos dignatarios den su aprobación a la idea del “sexo seguro”, utilizada para dar tranquilidad a los usuarios del preservativo, mientras que se sabe que esta expresión es mentirosa y conduce al abismo. Estos distinguidos dignatarios deberían por tanto preguntarse si ellos no incitan solamente a despreciar el VI mandamiento de Dios, sino también a escarnecer el V mandamiento, « No matarás ». La falsa seguridad ofrecida por el preservativo, lejos de reducir los riesgos de contaminación, los multiplica.

El reproche de no honrar el V mandamiento se vuelve contra los mismos que lo dirigían a las « parejas » que no hacen uso del preservativo.

La argumentación invocada para intentar « justificar » el uso « profiláctico » del preservativo es así reducida a nada tanto con relación a la moral natural como a la moral cristiana.

Probablemente hubiese sido más simple decir que si los cónyuges se aman de verdad, y si uno es atacado por el cólera, la peste bubónica, o la tuberculosis pulmonar, se abstendrán de contactos para evitar el contagio.

Objetivo: la revolución

Un error de método

Al comienzo de este análisis, señalamos que los dignatarios que preconizan el preservativo asocian frecuentemente a su discurso otras causas que aquellas de las « parejas » sexuales previdentes y organizadas. De hecho, se señala en especial ese caso, para cuestionar toda la enseñanza de la Iglesia sobre la sexualidad humana, luego sobre el matrimonio, luego sobre la familia, luego sobre la sociedad, luego la Iglesia misma. Es lo que explica en parte la ausencia casi total de interés de estos dignatarios por las conclusiones científicas y los datos de la moral natural. Son sin embargo éstos, las conclusiones y los datos, que los dignatarios deberían tomar en cuenta previamente a las consideraciones sobre la moral cristiana. Ellos quieren incluso revolucionar la dogmática cristiana, pues se reservan el derecho de apelar a sus opiniones para convocar a toda la institución eclesial a una reforma susceptible de avalar su moral y su dogmática. Ellos intentan así participar, en su ámbito, de esta nueva revolución cultural.

Sin embargo, como estos dignatarios cometieron, desde el punto de partida, un error de método, al despreciar datos esenciales del problema que pretenden tratar, se introducen en un camino resbaladizo. A partir de premisas falsas, sólo se puede llegar a conclusiones falsas. Es fácil ver donde conducen las consideraciones erráticas de los dignatarios implicados. Se las puede resumir en tres sofismas desmontables por cualquier estudiante secundario.

Tres sofismas

Primer sofisma:

Mayor:
No utilizar el preservativo favorece el sida.

Menor:
Favorecer el sida, es favorecer la muerte.

Conclusión:
Por tanto, no utilizar el preservativo es favorecer la muerte.

Este razonamiento retorcido se basa en la idea que protegerse, es utilizar el preservativo. Las parejas sexuales pueden ser varias. La fidelidad ni siquiera es considerada. Supuestos irresistibles los impulsos sexuales e imposible la fidelidad conyugal, el único medio para no contraer el sida es hacer uso del preservativo.

Segundo sofisma:

Mayor:
El preservativo es la única protección contra el sida.

Menor:
La Iglesia está contra el preservativo.

Conclusión:
Por tanto, la Iglesia favorece el sida.

Este pseudosilogismo se basa en una aserción abusiva enunciada en la mayor, a saber que el preservativo es la única protección contra el sida. Estamos en presencia de una petición de principio. Aquí se trata de un razonamiento falaz donde, la primera premisa siendo presentada como incontestable, va de suyo que el resto también lo es. Se afirma como verdadero lo que debería ser demostrado, a saber que el preservativo es la única protección contra el sida.

Un caso de polisilogismo

Aquí
finalmente un ejemplo de seudopolisilogismo, un sorites sofístico,
el cual los dignatarios podrían estudiar:

Mayor:
La Iglesia está contra el preservativo;

Menor:
El preservativo evita los embarazos no deseados;

Conclusión/Mayor:
Por tanto la Iglesia favorece los embarazos no deseados.

Menor:
Los embarazos no deseados se evitan por el aborto;

Conclusión:
Por tanto, la Iglesia favorece el aborto.

En resumen, la renovación de la moral y de la eclesiología cristianas no tiene nada que esperar de la explotación pérfida de los enfermos y de su muerte.

Dirección: michel.schooyans@uclouvain.be

Web Site: http://perso.infonie.be/le.feu


[1Fuente:
Este texto es un extracto del libro de Michel Schooyans
et Anne-Marie Libert,
Le terrorisme à
visage humain [El terrorismo con rostro humano]
,
2º edición, Paris, Ediciones F.-X. de Guibert, 2008, pp. 173-179.

[2El Cardenal Alfonso López Trujillo, Presidente del Pontificio
Consejo para la Familia, consagró una Reflexión
vigorosa,
precisa y muy documentada a la cuestión que examinamos aquí. Ver
su artículo “Family Values versus Safe Sex”, fechado el 1 de
diciembre de 2003. Este texto está accesible en
<http://www.katolsk.no/info/jp2/20031201.htm>. El propio
Cardenal ha expuesto igualmente la posición de la Iglesia sobre
esta cuestión en un resonante programa de TV de la BBC del domingo
12 de octubre de 2003.

[3Dr Jacques Suaudeau,
artículo «Sexo seguro» en el Lexicón.
Términos ambiguos y discutidos sobre familia, vida y cuestiones
éticas,
A
cargo
del Consejo Pontificio para la Familia, Madrid, Ediciones Palabra,
2006; ver pp. 1077-1097..

[4Henri Lestradet,
Le
Sida, Propagation et prévention. Rapports de la commision VII de
l’Académie nationale de Médecine, avec commentaires
,
Paris, éditions de Paris, 1996.

[5Le
Sida,
o. c. a la nota precedente; cf. p. 42.

[6Le
Sida,
cf. pp. 46.

[7Le
Sida,
cf. pp. 46 s.

[8Cf. el despacho de la ACI del 6 de julio de 2004.

[9León SCHWARTZENBERG, Entrevista en La
Libre Belgique

(Bruselas), 13 de marzo de 1989, p. 2.



Suscríbase a nuestro
boletín electrónico
Nombre
Correo

Comentar

moderación a priori

Este foro es moderado a priori: tu contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién eres?
Tu mensaje
  • Para crear párrafos, deje simplemente líneas vacías.



Comentar en Facebook